[ El Reportero / 14 de enero de 1984 ]

Anoche, viernes13, día de buena o mala suerte, se inauguró la exposición Caretas de Cartón del Carnaval de Ponce en el Museo de Arte de Ponce. La muestra está basada en el libro de ese título publicado recientemente por Teodoro Vidal. Se exhiben, además de las fabulosas caretas confeccionadas por los artesanos ponceños, los disfraces de vejiqante con sus bastones, guantes, zapatos y vejigas pintadas. Fotos a color y en blanco y negro tomadas por Jack Delano y Héctor Méndez Caratini durante el carnaval, completan la muestra.

La exposición va acompañada de calces explicativos tomados del libro de Vidal.  En ellos se va narrando la historia y práctica de esta tradición, cuyas raíces remontan a la Edad Media en Europa. En uno foto se reproduce una. pintura del siglo 17 en la ‘cual aparece un diablejo asustando a una mujer. Tres siglos más tarde, esa escena sobrevive en el carnaval de Ponce. La costumbre de vestirse de diablillo durante el carnaval se conserva en algunos lugares en Europa. Lo que desapareció allá fue la práctica de hacer caretas en cartón piedra. Los artesanos de Ponce conservan esta antigua tradición.

La técnica del cartón de piedra, conocida a veces en Puerto Rico cómo “papier maché” es muy antigua y a la vez sencilla y accesible. Vidal da ejemplos de uso en la China y el Japón, entre otros. Para elaborar estas caretas los artesanos utilizan tiras de papel y engrudo de harina de trigo. Las complejas caretas ponceñas, algunas de las cuales pueden tener hasta 70 cuernos, se hacen empleando moldes. Vidal explica la técnica detalladamente en su libro y la exposición incluye un molde y una careta – en proceso de elaboración. También documenta el autor el proceso de cambio y adopción de nuevos materiales y técnicas en la confección de las caretas: las más antiguas se hacían en moldes de barro secado o cocido, mientras que ahora los moldes pueden ser de cemento. Anteriormente se utilizaban pigmentos vegetales o minerales para colorearlas, ahora los artesanos emplean pinturas comerciales. El libro de Vidal es una rica fuente de información etnográfica y de historia sobre esta extraordinaria tradición.  Escrito en un lenguaje sencillo y elegante, nos adentra en el mundo de las caretas y sus artífices. Recoge también Vidal los estribillos que intercambian vejigantes y coro. En su mayoría provienen de Ponce, algunos de Guayama, donde también sobrevive la tradición.

Para mi, que conocía muy superficialmente la tradición, el libro resultó fascinante  No sabía que el término “vejigante” provenía de la vejiga de la vaca inflada que utilizan para hacer ruido y darle por la cabeza a los muchachitos. Vidal ha llevado a cabo un extenso trabajo de investigación de campó y en museos y bibliotecas para la publicación de este hermoso libro. Es su segunda investigación sobre nuestro arte popular; su libro sobre los milagros de cera y plata es otra gran aportación al estudio del arte de nuestro pueblo.

La exposición en el Museo de Arte de Ponce estará en sala hasta el 5 de febrero.  La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades y la SK&F han auspiciado esta muestra, que incluye una conferencia por Teodoro Vidal y una demostración de la confección de las máscaras por un artesano ponceño.  El viernes, 2 de febrero, Día de la Candelaria, que marca el inicio del carnaval popular ponceño, una comparsa de vejigantes visitará el Museo para hacer sus diabluras.